Autor:

Alan Burgess, Ingrid Bergman



Lugar: Barcelona
Editorial: Planeta
Año de publicación: 1982
ISBN: 8432047244
Título original: My story

Idioma: Castellano
Formato: Impreso
341 visitas
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
Scan the QR Code


Éste es un libro atractivo y apasionante. Atractivo porque la personalidad de Ingrid Bergman también lo es. Apasionante porque su vida es una extraordinaria sucesión de éxitos e infortunios, de aconteceres contradictorios e inesperados. El lector de esta singular autobiografía no deja de interesarse, ni un solo instante, al revivir los años de esa vida que la Bergman ha llenado con su inteligencia, su encanto, la fuerza de su carácter y la autenticidad de su vocación. Ingrid, que habla cinco lenguas, ha interpretado cuarenta y seis películas y una docena de obras teatrales. Ha tenido tres maridos y cuatro hijos. Y han sido estos hijos los que le pidieron que contase su vida con total y absoluta sinceridad. En su carrera excepcional, Ingrid ha conocido a escritores, músicos, actores y directores, de los que nos dibuja, con humor y espontaneidad, excelentes retratos. Por este libro desfilan Bernard Shaw, Paul Claudel, Hemingway, O’Neill, Arthur Honegger, Selznick, Hitchcock, Cukor, Litvak, Renoir, Bergman, Gary Cooper, Spencer Tracy, Cary Grant, Charles Boyer y un largo etcétera. Ingrid Bergman nos cuenta mil anécdotas, graciosas e intencionadas, sobre su vida de actriz, de esposa y de madre. Y no oculta nada del gran escándalo provocado por su relación con Rossellini. En la América puritana de los años cincuenta la Bergman representaba, sin maquillaje ni sofisticación, con sus zapatos planos y su falda de tweed, con su vida sin misterio, la mujer joven, sana e intachable. Cuando se supo que dejaba marido e hija para unirse en Italia con el marido de la Magnani, la reprobación -particularmente en Suecia y en los Estados Unidos- alcanzó extremos pintorescos. De la noche a la mañana la actriz sueca pasó de ser un ángel a ser un monstruo de amoralidad. Hasta un senador se levantó en el Congreso norteamericano para increparla. Diez años más tarde, Ingrid recobra su felicidad tranquila con Lars Schmidt, su tercer marido. Y regresa a los Estados Unidos, donde vuelve a imponerse muy pronto y recibe el Oscar por Anastasia. En 1978 alcanza la cima más alta de su talento interpretativo con la película de su compatriota Ingmar Bergman Sonata de otoño. Hoy vive en Londres rodeada de sus hijos. Y a pesar de su lucha contra una enfermedad que amenaza su vida desde hace años acaba de regresar de Israel, donde ha interpretado para un serial televisivo un personaje femenino, también excepcional: el de Golda Meir.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies