Hacía mucho tiempo que no leía una historia tan bonita y, a la vez, tan triste. Todo el tiempo estuve acordándome de “Los Tres Mosqueteros”, “Veinte años después” y el “Vizconde de Bragelonne”. Es, en el fondo, la historia de una gran amistad que termina trágicamente.

Es de esos libros que conmueven y, a pesar de ser triste, hay momentos en los que sonríes e, incluso, ríes. Los personajes son estupendos, siendo el mejor, desde mi punto de vista, Hillel, que no tiene desperdicio; incluso los secundarios como Leo o el director Burdon.

Una gran historia muy bien contada.

 

VER entrada completa del libro

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies